Buscar
  • Carolina Rubio

Crianza con apego: criando para la paz



Dicen que es la última moda. Pero ni tanto así. La crianza con apego o el attachment parenting, viene siendo difundido hace muchos años, y fue recapitulado por el Dr. William Sears, pediatra norteamericano y escritor de varios libros. En qué consiste? Es de hippies? Es de snobs? Nada de eso.


La crianza con apego está fundamentada en el respeto mutuo, la empatía, la comunicación efectiva sin violencia, la disciplina positiva, el contacto físico constante, el amor y la comprensión, dejando de lado conceptos como el autoritarismo, la represión, los castigos, y la administración limitada de afecto.

Los principios de la crianza con apego son simplemente orientaciones y cada familia adapta a su realidad lo que le parece. Nunca se ha pretendido crear un manual sobre como criar a los hijos, precisamente porque la flexibilidad en la maternidad y paternidad es básica en nuestro día a día. http://www.attachmentparenting.org/


A modo de introducción, resumimos los 5 pasos más importantes para comenzar a implementar la crianza con apego. La mayoría de nosotros ya lo hacía sin saber que era “crianza con apego”, y como siempre en nuestro camino, paramos, miramos los resultados, corregimos o seguimos según vemos cómo vamos:


  1. Respetar al niño como se respeta a un adulto: Así como respetamos a cualquier adulto cuando nos dice, no quiero comer sopa de verduras y no lo obligamos, debemos respetar a nuestros hijos si queremos que ello nos respeten y respeten a los demás. Si mi hijo quiere usar un saco verde con un pantalón rojo, lo respeto pues es su decisión, y no me burlo de él, ni lo humillo, ni lo ridiculizo. Si mi bebé llora aunque no tenga hambre, frio, calor, sueño, no le duela nada, no le moleste nada y sólo quiere estar en brazos, le doy lo que pide si así está feliz, porque a un ser que amamos y respetamos (imagina que es tu mejor amiga o tu esposa), lo consolamos y acompañamos, no lo dejamos sólo llorando para que aprenda a madurar y sus pulmones se ejerciten.

  2. Contacto físico y demostraciones de amor: Desde recién nacidos, y sobre todo en esta fase, la importancia del contacto físico es indiscutible. Los bebés y niños necesitan saberse amados, protegidos, importantes, y todo esto es más importante si viene de la madre. Los primeros dos años de vida el niño necesita establecer su propia seguridad y confianza y si su madre se lo muestra con atención y afecto, cuando llegue el momento en que descubra que es un ser diferente de ella y de su padre, irá por el mundo tranquilo y seguro. Todo lo que enseñamos a nuestro hijo con amor es aprendido más fácil. El exceso de amor nunca es perjudicial. Los besos, abrazos, las caricias y los “te amo” no tienen límite.

  3. Escuchar y dialogar: El diálogo incluye una conversación de dos personas. Doy mi opinión, explico qué es lo mejor según mi criterio y escucho a mi interlocutor. Los niños tienen ideas geniales y te sorprenderías si en verdad los escucharas. Ponte a su altura, míralos a los ojos, trátalos como tu igual, y volvemos al punto 1: respeto. No es lo mismo dar órdenes a la loca sin tener en cuenta la opinión de la otra persona. Nadie obliga a su esposo a irse a la cama a determinada hora! Bueno, si el niño decide irse a dormir a las 12 de la noche, después de que se lo sugeriste y aconsejaste, al día siguiente él asumirá las consecuencias de pasarla mal en el colegio cabeceando durante las clases. Ese es el verdadero aprendizaje, ni siquiera un castigo necesitará, pues él solito experimentará las consecuencias. Cero cantaleta, cero castigo, 100% aprendizaje y autonomía para el pequeño.

  4. Tiempo de calidad: hoy en día es tan difícil dedicar tiempo a nuestros hijos! Los papás llegan exhaustos de sus trabajos, quieren tirarse en el sofá a dormir, ver tv, que los hijos se entretengan solitos en sus cuartos o con sus tablets y poder terminar el día tranquilos. Pero que vínculo estamos creando con ellos? Los conocemos de verdad? Sabemos si en su colegio lo está pasando bien, quienes son su amigos, cuáles son sus hobbies? Si dejamos durante el día a nuestros hijos con otros cuidadores, necesitamos crear un vínculo con ellos. Si son bebés todavía más! Ellos necesitan el contacto y la presencia nuestra. Escucharlos, jugar con ellos, pero saber jugar de verdad, no con el celular, ni con el Tablet ni con la tv. No ignoremos a nuestros hijos, hagámonos partícipes en sus vidas sobre todo si el tiempo que pasamos con ellos es corto debido a nuestros trabajos.

  5. Ser humildes: si reconocemos nuestras fallas, pedimos perdón y sabemos perdonar nuestros hijos nos van a respetar todavía más y les estaremos dando una lección de liderazgo y verdadera autoridad. Los niños son las personas más empáticas y sus corazones son bondadosos. Ellos perdonan todo y lo olvidan, así de fácil. Aprendamos más de ellos.

La crianza con apego no significa crianza sin límites o ser permisivos. Significa enseñar esos límites de maneras adecuadas, sin humillaciones, castigos o represiones. Significa esperar de ellos lo que es adecuado a su edad y ayudarlos a madurar de forma amorosa sin subestimarlos ni sobreestimarlos. Significa mirar dentro de nosotros y reconocer que muchas veces, nuestros hijos nos enseñan más que nosotros a ellos.

7 vistas

whatsapp +54 9 11 33162479

©2019 by Anidar Slings. Proudly created with Wix.com